El lado oscuro de los LED (1)

002-dibujo201401006-diodo-led-azul Todos conocemos y muchos usan la luz LED (Light-Emitting Diode). Nos la ofrecen como la solución barata, fácil, sostenible y ecológica a nuestros problemas de iluminación.

¡Nada más lejos de la realidad! La evidencia científica demuestra que las luces LED contribuyen a un mayor gasto en energía, dañan los ecosistemas animales, multiplican los efectos de contaminación lumínica y producen lesiones oculares de las que nos arrepentiremos durante años. Para entonces, para cuando nos demos cuenta de lo que nos han hecho, los responsables estarán jubilados disfrutando de sus retiros dorados, o estarán gestando el nuevo invento salvador.

Para empezar, las luces LED producen daños lentos pero irreversibles en el ojo. Según declaraciones de la doctora Celia Sánchez Ramos (fuente original), ese tipo de iluminación tiene un alto contenido en radiaciones en la banda del azul, que puede afectar a la retina. Hasta ahora no había problema con la luz (tanto natural como artificial) porque no tenía mucho contenido en azul, pero las luces LED han cambiado el panorama.

Dice la doctora Ramos que los ojos están hechos para mirar con luz, no para mirar la luz, y eso es algo que no estamos haciendo, ya que nos hemos acostumbrado a utilizar dispositivos como computadoras, tabletas, smartphones, y todo eso funciona a base de luces LED. No es, por supuesto, la única persona con conocimientos científicos que piensa así. Ni mucho menos. Algunos artículos de denuncia son tan graves que prefiero traducirlos yo mismo. Tendréis que esperar un poco, pero os aseguro que valdrá la pena.

Ramos ha sido financiada por la fundación Mapfre, y ha sido candidata a los premios Príncipe de Asturias, así que sabe lo que hace. También participa en una empresa llamada Reticare, que vende pantallas antirreflejos para ayudar a paliar los efectos perniciosos de las luces LED. Personalmente me parece magnífico que un académico universitario se dedique a aplicar sus conocimientos en beneficio de las personas. Sí, este mundo necesita más ciencia aplicada y menos catedráticos engolados en su torre de marfil.

Pero hay envidiosos que no están de acuerdo con eso. Un bloguero que afirma ser oftalmólogo cargó duramente contra Reticare (aquí). Como es costumbre en estos casos, se incluyeron algunos enlaces como “prueba” y que no demostraban que nada de lo que hiciese Reticare fuese ilegal, inmoral o erróneo. Como era de esperar, nadie le prestó atención. ¿Y qué hizo? Algo muy habitual en estos casos: llorar y acusar a la empresa de censura (aquí). ¿Pruebas? Ninguna. En realidad, su artículo sigue en su sitio, lo que demuestra que no hubo censora, pero eso siempre queda bien para atraer simpatías.

En esta trampa picaron incluso algunos supuestos científicos que deberían estar más despìertos, como este físico (aquí) que escribe en Naukas. Para quien no lo sepa, Naukas se autodefine como “ciencia, escepticismo y humor” y presume de ello a pesar de no ser más que una guarida de pseudoescépticos con mucho título y mucha arrogancia. Resulta irónico que la revista Quo, que en un principio patrocinó la creación de Naukas, afirmase en junio de este año que las luces LED tienen efectos nocivos; y no lo dicen ellos, lo dice la Asociación Médica Americana. ¡Los escritores de Naukas ni siquiera se molestan en consultar a la casa madre!

Los esbirros de Naukas sí que saben lo que es censurar. En noviembre de 2014, cuando los físicos que inventaron el LED azul recibieron el Nobel de Física, Reticare expresó públicamente sus reticencias. Hasta entonces solamente existían los LED verde y rojo, y con la invención del azul ya se podía hacer luz LED blanca. Todo el mundo aplaudió la decisión del comité Nobel. Bueno, no todos. Reticare expresó un conjunto de inconvenientes, basados en la peligrosidad demostrada de la luz LED azul, y por supuesto incluyeron pruebas bibliográficas. También hicieron algunas alusiones poco agraciadas sobre el comité Nobel y sus errores del pasado (como intentar proponer a Hitler al Nobel de la Paz), y eso fue afortunado por los palmeros de Naukas para atacarlos mediante una campaña de desprestigio. Son tan descarados que usaron al mismo físico que “desveló” la inexistente censura de Reticare (aquí).

La jugada les salió bien, porque Reticare se vio obligada a retirar su comunicado. No sólo las frases controvertida sino todo, incluidas las referencias a los daños de la luz LED azul.

¿Quién es el censor ahora?

Por fortuna para vosotros son tan arrogantes que incluyeron una copia del comunicado original. Está disponible en este enlace (aquí). Os aconsejo leerlo para poder juzgar por vosotros mismos. Decidid quién es actúa sinceramente, y quién es el que va imponiendo la censura y el miedo. Mientras tanto yo seguiré escribiendo sobre esta luz tóxica. Todavía queda lo peor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s