El lado oscuro de los LED (2)

003-nightscreendreamstime_m_40479813

Como prometí, he aquí el artículo sobre LED y salud que estaba traduciendo. Se trata de una “health letter” (carta sobre salud) de la Harvard Medical School publicada en 2012 y actualizada en septiembre de 2015. La Universidad de Harvard es una de las instituciones académicas más prestigiosas del mundo, y creo que si dicen lo que aparece a continuación por algo será (original en inglés).

LA LUZ TIENE UN LADO OSCURO

La exposición a la luz azul de noche, la emitida por los electrónicos y las bombillas eficientes energéticamente, es perjudicial para tu salud

Hasta la llegada de la iluminación artificial, el sol fue la mayor fuente de luz, y la gente pasó sus veladas en (relativa) oscuridad. Ahora, en muchas partes del mundo, las veladas están iluminadas, y consideramos nuestro acceso fácil a todos esos lumens como algo concedido.

Pero puede que estemos pagando un precio por bañarnos en toda esa luz. De noche, la luz desincroniza el reloj biológico del organismo – el ritmo circadiano. El sueño se resiente. Peor, la investigación muestra que puede contribuir a la causa del cáncer, diabetes, enfermedades del corazón y obesidad.

Pero no todos los colores de la luz tienen el mismo efecto. Las longitudes de onda azules -que son beneficiosas durante las horas del día porque aumentan la atención, los tiempos de reacción y el talante- parecen ser de lo más disruptores de noche. Y la proliferación de electrónica con pantallas, así como la iluminación energéticamente eficiente, está incrementando nuestra exposición a las longitudes de onda azules, especialmente tras la puesta de sol.

Ritmos diarios influidos por la luz

Todos tenemos ritmos circadianos ligeramente diferentes, pero la duración promedio es de 24 horas y cuarto. El ritmo circadiano de la gente que se queda de pie hasta tarde es levemente más largo, mientras que los ritmos de los madrugadores se queda en menos de 24 horas. El Dr. Charles Cziesler de la Harvard Medicah School mostró, en 1981, que la luz del día mantiene el reloj interno de una persona alineado con el medio ambiente.

 

Los riesgos de la luz nocturna sobre la salud

Estudio tras estudio ha mostrado que trabajar en el turno de noche y exponerse a la luz nocturna se relaciona con varios tipos de cáncer (mama, próstata), diabetes, enfermedades del corazón y obseidad. No está exactamente claro por qué la exposición a la luz nocturna parece ser tan malo para nosotros. Pero sí sabemos que la exposición a la luz suprime la secreción de melatonina, una hormona que influye en los ritmos circadianos, y hay alguna evidencia experimental (es muy preliminar) de que niveles más bajos de melatonina podrían explicar la asociación con el cáncer.

Un estudio de Harvard arrojó un poquito de luz sobre la posible conexión con diabetes y posiblemente con la obesidad. Los investigadores pusieron a 10 personas en un horario que gradualmente variaba el “timing” de sus ritmos circadianos. Sus niveles de azúcar en sangre aumentaron, arrojándolos en un estado prediabético, y los niveles de leptina, una hormona que hace que la gente se sienta llena tras una comida, bajaron.

Incluso la luz débil puede interferir con el ritmo circdiano de una persona y con su secreción de melatonina. Unos meros ocho lux -un nivel de brillo excedido por la mayoría de las lámparas de mesa y el doble de la de la luz nocturna- tiene un efecto, nota Stephen Lockley, un investigador del sueño de Harvard. La luz de noche es parte de la razón por la que mucha gente no consigue suficiente sueño, dice Lockley, y los investigadores han relacionado el poco sueño con un aumento del riesgo de depresión, así como problemas de diabetes y cardiovasculares.

 

La potencia del azul

La luz blanca de cualquier clase puede suprimir la secreción de melatonina, la luz azul de noche lo hace con más potendia. Los investigadores de Harvard y sus colegas condujeron un experimento comparando el efecto de 6.5 horas de exposición a la luz azul con exposición a luz verde de brillo comparable. La luz azul suprimió la melatonina durante el doble de tiempo que la luz azul, y cambió los ritmos circadianos en el doble (3 horas vs. 1.5 horas).

En otro estudio de luz azul, investigadores de la Universidad de Toronto compararon los niveles de melatonina de personas expuestas a luz brillante de interior y que llevaban gafas bloqueadoras de la luz azul, con los de personas expuestas a luz débil sin llevar gafas. El hecho de que los niveles de fueron aproximadamente los mismos en los dos grupos refuerza la hipótesis de que la luz azul es un potente supresor de melatonina. También sugiere que los trabajadores de turno nocturno y los búhos nocturnos podrían quizá protegerse a sí mismos si vistiesen prendas oculares que bloqueasen la luz azul. Gafas de sol baratas con lentes tintadas de naranja bloquean la luz azul, pero también bloquean otros colores, así que no son adecuadas para su uso en interior de noche. Gafas que bloquean sólo luz azul pueden constar hasta 80 dólares norteamericanos.
Luz menos azul

Si la luz azul tiene efectos de salud adversos, entonces las preocupaciones ambientales, y la búsqueda de iluminación de alta eficiencia energética, podrían entrar en conflicto con la salud personal. Aquellas bonitas bombillas compactas fluorescentes y las luces LED son mucho más eficientes energéticamente que las bombillas incandescentes a la antigua usanza con las que crecimos. Pero también tienden a producir más luz azul.

La físicad de las luces fluorescentes no puede cambiarse, pero recubrimientos en el interior de las bombillas pueden ser tales que produzcan una luz más cálida y menos azul. Las luces LED son más eficientes que los tubos fluorescentes, pero también producen una buena cantidad de luz en el espectro del azul. Richard Hansler, un investigador de luz en la John Carroll University en Cleveland, nota que las luces incandescentes ordinarias también producen alguna luz azul, aunque menos que la mayoría de las bombillas fluorescentes.
Lo que usted puede hacer

– Utilize luces rojas débiles como luces nocturnas. La luz roja tiene el mínimo de poder de cambio en los ritmos circadianos y en la supresión de melatonina

– Evite mirar a pantallas brillantes entre dos y tres horas antes de dormir.

– Si usted trabaja de noche o utiliza muchos dispositivos electrónicos de noche, considere llevar gafas bloqueadoras de la luz azul o instalar una aplicación que filtre las longitudes de onda azul/verde de noche.

– Expóngase a montones de luces brillantes durante el día, lo que aumentará su habilidad para dormir de noche, así como su temperamento y su grado de alerta durante el día.

 

(Traducido por Pablo Dietersohn, septiembre de 2016).

PD: cuando ya había terminado de traducir este texto, me llega la noticia de que el nuevo modelo de Samsung, el Galaxy Note 7, tiene una opción de “filtro azul”. Cuando se hace de noche, el tono de la pantalla se hace menos azulada (aquí). Luego que nos digan que los LED son seguros, sanos, ecológicos y todo eso. Claro. Por eso Samsung tiene que filtrarlos de serie.

003b-galaxy-note-7-filtro-luz-azul

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s